De sierpes, serpientes, culebras y culebrones: propuesta para un estudio iconográfico de los pliegos de Lira Popular chilena

 

María Catalina Vásquez Hulsbus

Universidad Finis Terrae. Chile

CITACIÓN RECOMENDADA:

VÁSQUEZ HULSBUS, María Catalina (2017). "De sierpes, serpientes, culebras y culebrones: propuesta para un estudio iconográfico de los pliegos de Lira Popular chilena". Revista Eviterna Nº especial III SEMINARIO DE ESTUDIOS SOBRE CULTURA VISUAL (julio 2017) <https://www.revistaeviterna.com/catalinavasquez>. [Fecha de Consulta]

RESUMEN: Esta investigación propone el punto de partida para un estudio iconográfico de los pliegos de poesía popular chilena impresa desde fines del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX, conocida como La Lira Popular. Comenzando con una presentación del contexto en que se generó este fenómeno híbrido que combina literatura, arte y folclor, se estudian sus antecedentes en la literatura de cordel hispánica y las características que adoptó en el continente americano y especialmente en Chile. A través del análisis de una acotada selección de cuatro pliegos, estudiamos la presencia de la figura de la serpiente con diversos enfoques simbólicos y rasgos visuales, estableciendo las posibles influencias que, tanto poetas como artistas, plasman en sus obras.

 

PALABRAS CLAVE: Lira Popular, poesía, grabado, Iconografía, serpiente, Chile.

 

ABSTRACT: The following research proposes a starting point for studying the iconography contained on the sheets of Chilean poetry printed from the late 19th century until the early 20th century, known by the name of Lira Popular. It begins with a presentation of the background from where this hybrid phenomenon was born, combining literature, art and folklore, and studying its precedents from the hispanic string literature and the characteristics it adopted in the american continent, especially in Chile. Through an analysis of a brief selection of four of these sheets, we studied the presence of the snake figure under diverse symbolic approaches and visual features, establishing possible influences that both, poets and artists, use to give shape to their work pieces.

 

KEY WORDS: Lira Popular, poetry, engraving, iconography, snake, Chile.

Sobre la lira popular

 

La memoria de los pueblos mantiene la geografía mítica, que mapea los lugares de encuentro entre lo humano para perdurar, desarrollarse, madurar, nacer.

 

Fidel Sepúlveda

La identidad en la Lira Popular

 

La Lira Popular fue el medio de comunicación que primó en el sector popular de la capital de Chile y en las principales e incipientes urbes del país, desde 1865 hasta 1930 aproximadamente. Está íntimamente ligada a los cambios sociales que Chile experimentó durante los siglos XIX y XX, y cada uno de sus pliegos evidencia estos procesos de transformación, en los que se comienza a gestar la idea de una identidad nacional popular. Es un fenómeno que registra el desarrollo de las ciudades en un período en el que se produce en Chile la confluencia de los sectores urbanos y rurales debido a los procesos migratorios, lo que acarrea encuentro e interacción de tradiciones y lenguajes. Un rasgo importante del desarrollo de manifestaciones como la Lira Popular es que aparecen “por el desplazamiento de la oralidad a la escritura” (Orellana, 2008: 161), teniendo sus antecedentes inmediatos en la poesía popular que se practicaba mayormente en las zonas rurales del país, la que a su vez proviene de la poesía y cantares que llegaron desde España durante los procesos de conquista y que sirvieron como elementos didácticos durante los períodos coloniales en América. De este origen popular y oral, los textos que conforman los pliegos sueltos de la Lira Popular mantienen su estructura formal de composición en décima y los temas fundamentales a los que alude, a los que luego se incorporarían aquellos contenidos propios de los procesos del asentamiento urbano, principalmente las contingencias de la vida política y social de un país en formación.

           

Tanto los versos de la Lira Popular como sus elementos gráficos, entregan un registro impreso claro de los procesos de transculturación ocurridos desde la conquista española. “Desde los primeros momentos de la conquista, se constata la presencia importante de libros, junto a pliegos, estampas y grabados, entre los efectos que acompañaban a los colonizadores en la llamada carrera de Indias” (Cabo Aseguinolaza, 2012: 341). A partir de esta idea, se observa la influencia que tuvo la literatura y sobre todo las imágenes ilustrativas en los

procesos de formación de una nación y sus rasgos identitarios, y esta literatura a la que se hace referencia, no sólo fue literatura culta, sino que en gran medida se trata de expresiones populares, que en muchos casos eran portados como objetos personales entre los conquistadores y sus tropas.

 

En la Lira Popular se puede identificar dos grandes temáticas, cada una con cierta cantidad de subtemas o fundamentos que se repiten a lo largo de la historia. Estas dos grandes temáticas son: el Canto o Versos a lo Divino, y el Canto o Versos a lo Humano. “La división clásica entre verso a lo 'humano 'i a lo divino procede de los cancioneros españoles de los siglos XV y XVI y de los pliegos sueltos de poesía popular que circularon en abundancia por tierras americanas” (Uribe, 1974: 6), y son replicadas en estos territorios, adaptándose a las realidades particulares de cada contexto. El canto a lo humano incluye versos dedicados a la historia humana, la geografía, astronomía, literatura, amor, desafíos, ponderaciones o el particular mundo al revés. En este tipo de versos es muy común encontrar representaciones o caracterizaciones de los distintos personajes o tipos populares que componen la sociedad de la época y que “encarnan categorías sociales y actitudes ante el mundo” 1. En cuanto al canto a lo divino, incluye entre sus temas más recurrentes la creación del mundo, el fin del mundo, nacimiento, pasión y muerte de Cristo, las historias sagradas y la despedida del angelito, que será un rasgo típico de la creencia popular.Los poetas de la lira, tanto en los versos a lo humano como en los versos a lo divino, hacen hincapié en el acto colectivo del encuentro como un espacio que sirve para fraguar, en el encuentro consigo mismo, con el otro y con el Otro, la propia identidad.

Antecedentes de la lira popular: la literatura de cordel española y su llegada a América

 

La Lira Popular, desde su concepción como fenómeno literario y como medio de comunicación social impreso, tiene su origen más reconocible en los pliegos sueltos españoles, la denominada literatura de cordel, que a su vez se genera desde la poesía desarrollada por los “autores juglarescos hispanos, creadores de la poesía lírica y el romancero” (Malacchini, 2015: 11), en cuyo arte se conjugan la poesía en versos cantada y recitada, utilizando desde aquellos tiempos la estructura de décima Espinela 2. Gracias a esta última, “la poesía popular pudo constituirse como un elemento educativo, pedagógico y moralizante dentro del Bajo Pueblo” (Donoso, 2014: 144), ya que facilita la comprensión y memorización. Este tipo de poesía habría arribado al continente americano a manos –o voces- de los colonos y conquistadores españoles, manteniendo su estructura compositiva intacta durante varios siglos. El establecimiento de la poesía popular en los sectores rurales de Chile se debe principalmente a la influencia de la conquista española, que acarreó un “consecuente trasvasije cultural desde una influencia medieval tardía, sumado a una tradición oral también presente en el pasado indígena de nuestro continente americano” (Malacchini, 2015: 13), lo que facilitó la acogida y adopción de este estilo poético en gran parte del país, como principal medio de comunicación, denotando una corriente literaria popular que “se remonta a su pasado indígena, absorbe la influencia europea en la época colonial y continúa desarrollándose hasta nuestros días” (Uribe, 1974: 5).

 

En España, durante los siglos XIV y XV, se gestó una poesía popular en versos que trataron principalmente temas de la vida diaria. Esta poesía se traspasa luego al soporte impreso, generando los pliegos volantes o pliegos sueltos, a fines del siglo XV, con la aparición y masificación del uso de la imprenta. Desde comienzos del XIX, el contenido de los pliegos comienza a experimentar cambios cuando los poetas y cantores ciegos comienzan a preferir las historias de malhechores y de guapos echaos pa adelante, acercándose a un público más popular (Caro Baroja, 1990: 10), situación que es muy similar a la acontecida en Chile y en general en Latinoamérica, donde los cantos a lo divino comparten protagonismo con los crímenes más viles y suculentos. Este fenómeno literario impreso recibe en general el nombre de literatura de cordel ya que para su exposición pública las hojas eran colgadas en cordeles entre los árboles de las calles, desde donde el público podía acceder a sus contenidos. La literatura de cordel, como luego lo será la Lira Popular, es un medio en el que se encuentran rasgos propios de variados géneros literarios preexistentes, como la poesía, el teatro y la prosa, pero cuyas temáticas se ven mayormente condicionadas por las exigencias del público al cual va dirigida, por lo que tiende hacia el sensacionalismo, la sátira y el género noticioso. Fue, tanto en España como en los países de América, un medio de culturización asequible a los todos los estratos sociales, especialmente a los más populares, a la vez que un medio que posibilitó el acceso masivo a la información contingente. Por último, en los comienzos del desarrollo de las tecnologías de imprenta, cuando los costes de producción aún eran demasiado elevados, los pliegos sueltos ofrecieron la posibilidad de realizar impresos de forma permanente, con un coste mucho menor al de un libro o un cuadernillo, por lo que se transformaron en uno de los soportes más utilizados por los autores populares.

La literatura de cordel española posee rasgos particulares, distintos de algunas expresiones similares que se produjeron paralelamente en otros lugares de Europa. Este carácter único se relaciona directamente con la situación social de la España de la época. Esto se expone claramente en la presentación que en abril de 2013 se elaboró para la exposición de la Universidad de Cambridge titulada Read all about it! Wrongdoing in Spain and England in the long nineteenth century, dedicada a los pliegos sueltos y carteles ingleses y españoles del siglo XIX, la que plantea: “En España sólo uno de cada cinco adultos podía leer, por lo que los pliegos sueltos españoles eran a menudo en versos y contenían varias ilustraciones vívidas”. De esta forma, y conociendo un poco de la realidad chilena respecto de la alfabetización, es sencillo comprender que este modelo español se adaptara con mucha facilidad a las necesidades del pueblo chileno, (según el Instituto Nacional de Estadísticas, para la segunda mitad del siglo XIX, más de tres cuartos de la población chilena era considerada analfabeta) 3, gracias a lo cual se habría generado el fenómeno del grabado ilustrativo que exponen la hibridación de los elementos visuales nacionales y extranjeros.

 

Análisis iconográfico de los pliegos escogidos de lira popular en torno a la figura de la serpiente [1] [2]

 

Con la figura de la serpiente (sierpe, culebra, culebrón) como primer símbolo a estudiar – por la clara relación que presenta con la imaginería clásica de orden religioso y mitológico- se pretende indagar en los orígenes de la visión plástica y el enfoque ilustrativo simbólico de los grabadores populares chilenos, quienes basan sus obras en las descripciones de los poetas populares. Intentaremos determinar en qué medida estas imágenes corresponden a una expresión gráfica del mestizaje cultural del pueblo chileno o son mayormente imágenes heredadas sin relación con la imaginería vernácula de Chile.

 

Como el título de esta investigación lo indica, la figura de la serpiente es llamada de diversas formas en cada uno de los versos -sierpe, serpiente, culebra o culebrón-, y estas denominaciones no son aleatorias, ya que cada una se relaciona directamente con los rasgos y las acciones que se le atribuyen al animal. El concepto de serpiente aparece cuando el animal se presenta como tal, sin rasgos sobrenaturales ni llevando a cabo acciones de dudosa credibilidad. La sierpe, concepto que se halla en la actualidad en casi completo desuso, define una serpiente de enormes dimensiones, pero cuyo enfoque sigue siendo de animal, sin una doble lectura simbólica (del animal en sí, no de los hechos circundantes). La culebra y el culebrón tiene un carácter mucho más mítico, siendo animales que podríamos encontrar en libros de naturalismo o bestiarios, en los que se incorpora una fauna que combina lo real con el relato mítico, jamás puesto en duda por sus autores. El culebrón en particular, corresponde a un mito chileno donde se plantea que este término “puede ser utilizado entre los chilenos para referirse a individuos de los que es necesario desconfiar” (Donoso-Barros, 1986: 18)

 

Pliego 1: José Hipólito Casas Cordero - La invasión de culebras en Carampangue (1865-1930) [3] [4]

 

En el caso de estos versos y los sencillos grabados que lo ilustran, se describe la lucha de un pueblo aterrorizado contra las serpientes, y de una “peste”, por lo que inmediatamente nos remontamos a la historia bíblica de Moisés y la invasión de serpientes enviadas por Dios cuando el pueblo israelí, guiado por Moisés a través del desierto de Egipto, se quejó de las condiciones en que Dios mantenía a su pueblo, a lo que Él reaccionó castigándolos con una plaga de serpientes: “Y el Señor envió serpientes abrasadoras entre el pueblo, y mordieron al pueblo, y mucha gente de Israel murió” (Nm 21, 6). Ante los ruegos de la gente al verse en esta situación, Dios ordenó a Moisés hacer una serpiente de bronce y ponerla sobre una vara, para que quienes hubiesen sido mordidos por las culebras pudiesen sanar al mirar esta imagen (Nm 21, 9). En el caso de este relato bíblico, la serpiente se utiliza como símbolos opuestos: por un lado representan el castigo y la ira de Dios, y por otro, su perdón y la salvación. La imagen de la serpiente, dentro de la cosmovisión cristiana, está asociada al pecado y al castigo, como se expone también en los versos de Mateo: “¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?” (Mt 23, 33). En el relato de las culebras de Carampangue, la aparición de éstas viene precedida por fuertes lluvias (“Causa de la inundación / Por las lluvias torrenciales”). En este hecho podemos encontrar nuevas referencias religiosas hacia el diluvio, que se asocian, al igual que la plaga de serpientes, con castigos divinos debidos a malas acciones del pueblo. Entre los versos de Casas encontramos una referencia a este hecho, cuando él menciona que “Son como señas cabales / Del juicio en lo que se vio / I aquel pueblo se inundó / De feroces animales”.

           

Pliego 2: Adolfo Reyes - Gran suceso en Valparaíso: el hombre que se tragó un culebrón (1865-1930) [5] [6]

Las técnicas de fotograbado, en este caso al reproducir un dibujo, permiten un trabajo mucho más detallado y preciso que el grabado en madera. Se ve una figura humana medianamente bien trabajada, con pequeños errores en las proporciones de las extremidades y la postura. Los versos que describen este escena tienen un claro enfoque moralizante, ya que el hombre que se tragó la serpiente se encontraba borracho y era bebedor habitual, según lo que el poeta se encarga de señalar en varias ocasiones, diciendo que “Era este aficionado / De tomar ponche en potrillo” o “Bebía con interés / Al retirarse después / El licor lo trastornó”, cerrando la décima de despedida, con los versos “Y el ejemplo han de tomar / Los que toman sin piedad”. Con esta última aclaración, el poeta indica que la culebra sería el castigo al bebedor que no se mide en sus borracheras, por lo que nuevamente nos enfrentamos a la imagen de la serpiente desde la perspectiva del pecado y de la falta, y es por eso que se la denomina culebra y culebrón.

 

Existen varias citas bíblicas que relacionan el vino con el veneno de las serpientes, que matan a quienes no se miden en su consumo. Entre ellos encontramos en Proverbios: “No mires al vino cuando rojea, cuando resplandece en la copa; entra suavemente, pero al final como serpiente muerde, y como víbora pica” (Pr 23, 32).

 

Valparaíso, ciudad escenario de los hechos relatados, es el principal puerto del país, y en su calidad de ciudad portuaria, ha estado siempre bullente de actividades de diversión comúnmente asociadas a los marineros, siendo la principal, el consumo de alcohol en grandes cantidades. Por este motivo creemos que no es extraño que la historia se sitúe allí, donde probablemente debe haber sucedido un hecho noticioso relacionado con el alcohol y la muerte de alguien. Este suceso, como la gran mayoría de los relatos de la poesía popular, ha sido tergiversado por el poeta para entregar un mensaje valórico a los lectores a modo de amenaza ante las posibles consecuencias de una mala conducta, agregando para ello una culebra. Valparaíso representa la Sodoma y Gomorra bíblica, una ciudad cargada a los vicios, tal como se puede leer en Deuteronomio: “Porque la vid de ellos es de la vid de Sodoma y de los campos de Gomorra; sus uvas son uvas venenosas, sus racimos, amargos. Su vino es veneno de serpientes, y ponzoña mortal de cobras” (Dt 32, 33).

 

Pliego 3: José Hipólito Casas Cordero - La sierpe aparecida en las Pallatas (1865 – 1930) [7] [8]

           

Vemos en este pliego de José Hipólito Cordero, la referencia a la figura de la serpiente, en esta oportunidad quizás la referencia más clara a la influencia de las imágenes

utilizadas durante los procesos de conquista y sobre todo evangelización americana: el dragón de siete cabezas, uno de los personajes más reconocibles del Apocalipsis (Ap 12, 3). Los versos de Cordero sitúan la aparición de la sierpe en un lugar llamado las Pallatas, cuya ubicación hoy es imposible de encontrar, por lo que podemos pensar que es un lugar cuyo nombre ha cambiado, o que fue el poeta quien lo inventó, para poder situar una historia por completo fantástica. Sin embargo, encontramos una referencia geográfica cuando Cordero señala que: “Con dirección al mar / Se dirije la salvaje (...) Caminando desde el oriente / Encontró esta admiración / Que venía esta visión / Atormentando al viviente”. En estos versos, si consideramos el hecho de que el animal avanza desde el oriente al mar, significa que proviene desde territorio argentino, acercándose a Chile, por lo que nuevamente vemos la asociación de una figura maligna con el pueblo argentino que amenaza a su vecino país en los conflictos bélicos que ambos enfrentaban. Este verso no es el único en que se representa la figura de la guerra utilizando la figura de la serpiente, ya que en otros es simbolizada de manera evidente en la figura de la mujer cuya mitad inferior es la cola de una serpiente. En la última décima, el poeta escribe: “Tanto al pobre como al rico / refiero lo que contiene / porque la malvada viene / Dañando al grande y al chico”. No resulta muy complejo comprender que Cordero está planteando una metáfora de la guerra, que daña al pueblo chileno sin fijarse en clases sociales ni económicas (cabe recordar que los versos de la Lira Popular poseen constantes referencias a las diferencias sociales muy marcadas que existían en Chile durante este período).

 

Es probable que además de la presencia de textos bíblicos, durante los procesos de conquista y colonia llegaran a América textos ilustrados de mitología clásica, por lo que la figura del dragón de siete cabezas debería relacionarse con la Hidra de Lerna y la historia de Hércules, que por lo demás resulta altamente sabrosa y llamativa para un público crédulo y con gusto por el sensacionalismo y los actos heroicos. El conocimiento por parte de los poetas de mitología clásica se evidencia, por ejemplo, en los versos de Rosa Araneda titulados La prosperidad de Chile i las amenazas de las naciones, también acerca de la guerra entre Chile y Argentina: “Ir deseo a la Arjentina / Como Júpiter por Juno”. A pesar del origen humilde de la mayoría de los poetas, en algunas ocasiones es posible evidenciar el nivel de cultura que pueden haber alcanzado en su búsqueda de fuentes informativas y material para trabajar en sus versos, que los lleva a manejar una amplia variedad de recursos literarios que luego plasmarán en sus propios escritos, siendo los más perceptibles, aquellos de origen religioso y mitológico.

 

Pliego 4: Juan Historia - La mujer que se volvió culebrón (1865-1930)

 

En este pliego vemos la figura de mujer serpiente asociada a la infidelidad y a aspectos lascivos del comportamiento femenino. Este verso es especialmente largo, ya que consta de cinco partes: Amor vendido, El Culebrón, La Cueva, El Viajero y El Castigo. La figura de la mujer es bastante fuerte, con un rostro que denota la maldad que se quiere expresar en ella, que ha provocado la muerte de su esposo para poder contraer matrimonio con otro hombre. En su cabello desordenado se observa la presencia de una serpiente, la que sumada a la dura mirada del personaje, nos evoca inmediatamente la figura mitológica de Medusa.

La transformación de la mujer en culebrón se debe, según los versos, a una maldición que el esposo le lanza antes de su muerte, situación que no es nueva dentro de la mitología clásica. A lo largo de la historia, y en distintas culturas, encontramos varios personajes que, tal como las protagonistas de los versos de Lira Popular, han sido castigadas, transformadas en monstruosidades mitad mujer y mitad serpiente. Uno de estos personajes es Lamia, perteneciente al folclor grecolatino,  quien fue castigada por Hera, celosa de su amor por Zeus. Se relaciona en algunas ocasiones con Lilith, quien también ha sido representada con una serpiente alrededor de su cuerpo, en referencia con sus conductas pecaminosas y principalmente con su capacidad de seducción.

 

Dentro de los versos, en el capítulo titulado La cueva, encontramos referencias al lugar donde reside el monstruo, que en concordancia con muchos textos, corresponde a una cueva en las montañas (Malaxecheverría, 1990:105-106), y se describe así: “En negra roca sombría / Hai una cueva horadada / Toda de sangre manchada / Sangre de asquerosa orjía”. En este lugar se encuentra un esqueleto que “cuernos tiene en la cabeza / I en el pecho un amuleto”, al cual la serpiente estaría aferrada, transformando esta cueva en “el tálamo nupcial / de la serpiente y el muerto”. El Culebrón, como también llama el poeta a la desdichada mujer, oprime y lame aquella calavera, como sucede con la adúltera que se describe en el Códice Calixtino, la que fue condenada a besar la calavera de su amante durante en la eternidad en el infierno, luego de ser sorprendida por su esposo cometiendo infidelidad (Moralejo, 2004: 597).

 

Conclusiones

 

Ante el planteamiento inicial acerca de algunas posibles fuentes literarias o visuales que habrían formado parte del repertorio al que poetas e ilustradores habrían accedido, es visible que aquellas de carácter religioso serían las que más presencia tuvieron en América. A su vez, la mitología clásica tiene un lugar preponderante en la narración y el estilo visual de la Lira Popular y se entrecruza con la tradición mitológica propia del Chile precolombino.

 

Muchos estudios e investigaciones sobre la cultura popular chilena y sus rasgos se han basado en los escritos de la lira, a su vez que han sido ilustrados con las imágenes de ésta, ya que posee un gran sincretismo visual que con mínimos elementos da vida a seres e historias que resumen los elementos que han conformado la identidad tan particular del pueblo chileno. Por estos motivos es que la Lira Popular ha permanecido vigente hasta hoy, siendo su gráfica representativa de ciertos sectores políticos y sociales, ya que, con el paso del tiempo, la expresión popular en el grabado se ha convertido en un símbolo de la lucha y de la voz del pueblo, mediante mecanismos creados mayormente por éste mismo.

 

La elección de la serpiente para este estudio ha tenido que ver con el hecho de que ésta tiene una fuerte presencia en las hojas de Lira Popular, aun cuando este animal no forma parte importante de la fauna real ni mitológica chilena. Es por esto que resulta interesante analizar los orígenes de su uso en los pliegos sueltos, y como hemos establecido hasta ahora, esto se debe principalmente a la importancia que el símbolo de la serpiente tiene en un sinfín de narraciones pertenecientes a las más variadas culturas y períodos históricos, que formaron parte del repertorio literario que llega a América con la conquista española y que incluye tanto religión y mitología, como la tradición del naturalismo y los bestiarios.

 

 

Referencias bibliográficas

 

BERNAT, Antonio y CULL, John (1999). Enciclopedia Akal de emblemas españoles ilustrados. Akal, Madrid.

CABO ASEGUINOLAZA, Fernando (2012), Historia de la literatura española; El lugar de la literatura española. Crítica, Barcelona.

CARO BAROJA, Julio (1990). Ensayo sobre la literatura de cordel. Istmo, Madrid.

DONOSO, Fabián (2014). “Nacionalismo y cuestión social: una mirada subalterna desde la Lira popular (1891-1907)”, Revista Historia Universidad de Concepción, vol. 1, n°        21, pp. 141-153.

DONOSO BARROS, Roberto (1986). “El culebrón: una leyenda herpetológica”, Anales de la Universidad de Chile, año 126, no 145, pp. 18-34.

LENZ, Rodolfo (1919). Sobre la poesía popular impresa en Santiago de Chile: contribución al folclore de Chile. Sociedad Imprenta y Litografía Universo, Santiago de Chile.

MALACCHINI SOTO, Simoné (2015). Lira Popular: Identidad gráfica de un medio impreso chileno. Ocho Libros, Santiago de Chile.

MALAXECHEVERRÍA, Ignacio (1990). El bestiario esculpido en Navarra. Publicaciones del Gobierno de Navarra, Navarra.

MORALEJO, Abelardo (2004). Liber Sancti Iacobi; Codex Calixtino. Xunta de Galicia, Galicia.

ORELLANA MUERMANN, Marcela (2008). “Literatura de cordel en Chile: la ‘Lira popular’”, en La voz y la improvisación: imaginación y recursos en la tradición hispánica. Fundación Joaquín Díaz, Valladolid, pp 160-173.

SANTA BIBLIA DE JERUSALÉN, 1976 versión en línea. Recuperado de: http://www.caminoneocatecumenal.org/neo/descargas/La%20Biblia%20de%20Jeru salen.pdf. (Fecha de consulta: 07/08/2016).

SEPÚLVEDA LLANOS, Fidel (2001). “La identidad en la Lira Popular”, Revista Aesthesis no 34, pp. 81 -91

URIBE ECHEVARRÍA, Juan (1974). Flor de canto a lo Humano. Ed. Nacional Gabriela Mistral, Santiago de Chile.

Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile. Recuperado de: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3320.html. (Consulta:   26/05/2016).

 

1 Web Biblioteca Nacional de Chile, “Canto a lo poeta: Décimas a lo humano y a lo divino”. Recuperado de: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3320.html (Consulta: 09/06/2016).

2 Llamada así por Vicente Espinel, poeta y novelista y quien dio estructura a este tipo de composición poética, que se compone de estrofas en 10 versos octosílabos, cuya rima tiene la estructura a,b,b,a,a,c,c,d,d,c.

3 Insituto Nacional de Estadísticas de Chile. Recuperado de: http://www.ine.cl/filenews/files/2006/septiembre/pdf/alfabetizacion.pdf (Consulta: 17/05/2016).

 

Imágenes

1/1

EVITERNA - REVISTA UNIVERSITARIA DE HUMANIDADES, ARTE Y CULTURA (ISSN: 2530-6014) 

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon

Según el cumplimiento de la Ley Orgánica 13/12/1999 de Protección de Datos, comunicamos que su dirección de correo electrónico, así como los datos de carácter personal que obren en nuestro poder, están incluidos en un fichero de nuestra responsabilidad, gozarán de la protección adecuada y no serán cedidos a terceros.